lunes, 8 de mayo de 2017

CASTRO DECIDIÓ JUEGO HISTÓRICO




CHICAGO -- Oh, eso va a suceder. Quizás no pase en el 2017 o en el 2018, pero va a suceder. Los Yankees de Nueva York estarán de vuelta aquí en el Wrigley Field, y tendremos el mismo clima frío que hemos tenido en todo este fin de semana. Sin embargo, en vez de principios de mayo, será a finales de octubre o principios de noviembre. Los Yankees y los Cachorros de Chicago están destinados a chocar en una Serie Mundial. Si es tan buena como el partido del domingo (y madrugada del lunes) - que se extendió a 18 entradas y que fue ganado por los Yankees 5-4 en 6 horas y 5 minutos - entonces lo que nos espera es un banquete de béisbol. Eso es, por supuesto, si todo el mundo puede quedarse levantado hasta tan tarde, ya que el partido terminó a las 2:15 a.m. ET. Los equipos poncharon más bateadores que cualquier otro juego en la historia, abanicando en un total record de 48 ocasiones de forma combinada. Al final, los Yankees ganaron gracias a las 9⅓ entradas en blanco que lanzaron Tyler Clippard, Adam Warren, Jonathan Holder y Chasen Shreve. Finalmente, el rodado de Starlin Castro por los predios del campocorto trajo al plato una carrera en la parte alta de la entrada 18 para darle a los Yankees la barrida sobre los actuales campeones de la Serie Mundial y el mejor record en el béisbol con 20-9. Eso parece algo demasiado real.  Starlin Castro trajo al plato la carrera de la victoria para los Yankees con rodado por el campocorto en la entrada 18. David Banks/Getty Images Una Serie Mundial Cachorros-Yankees parece algo predestinado, porque estas dos organizaciones tienen demasiado talento joven y demasiado dinero como para no volver a chocar eventualmente. Sí, hay cosas raras que pueden suceder en los playoffs que podrían evitarlo, pero todo el mundo sabe que los Cachorros tienen el DNA de una dinastía, mientras que los Yankees han lucido impresionantes desde que lanzadores y receptores se reportaron a los entrenamientos a mediados de febrero. Los Yankees desplegaron su tenacidad, ya que jugadores jóvenes (Luis Severino y Aaron Judge) y viejos (Jacoby Ellsbury) lideraron el camino - permitiéndole a Nueva York lucir como que pueden pasear el resto del camino hacia la meta final. Severino lanzó siete entradas sólidas. Judge conectó el triple remolcador de carrera en la séptima. Ellsbury conectó cuadrangular de dos carreras. Una ventaja de tres carreras para su cerrador de $85 millones parecía ser suficiente. Pero Chicago sabe que Aroldis Chapman es vencible. Chapman falló, pero al final fue rescatado por sus compañeros menos conocidos en el bullpen. "Este equipo está muy unido", dijo Chapman. En octubre, los Cachorros probaron lo buenos que eran. Así que si este fin de semana nos dejó ver algo más sobre estos Yankees del 2017, esto es lo que podríamos haber aprendido: Los Yankees quizás hayan terminado su reconstrucción. Por supuesto, siempre existe la posibilidad que los Yankees estén jugando por encima de su potencial, y que solamente estén en medio de una racha caliente para comenzar la temporada y que el desgaste del calendario de seis meses al final revelará sus huecos en su roster. Este juego puede cambiar rapidamente, y justo cuando uno piensa que lo tiene todo definido, se puede desmoronar tan rápido como le ocurrió a Chapman el domingo en la noche. Pero miren a lo que sabemos ahora mismo. Al entrar a la temporada se pensaba que la mayor debilidad de los Yankees iba a ser su pitcheo abridor. Severino está respondiendo la pregunta de sí puede ser un abridor. Su efectividad ha bajado a 3.40. El otro lanzador con alto potencial, Michael Pineda, tiene una efectividad aún menor, 3.12. Ambos abridores están haciendo fallar los bates rivales, mientras no están otorgando boletos, ambas señales muy buenas. Cuando los combinas con Masahiro Tanaka, es posible que los Yankees tengan un legítimo trío en su rotación. Jordan Montgomery sigue siendo un novato y todavía es demasiado temprano para definir lo que es, mientras que CC Sabathia comenzó fuerte pero ha vuelto a tener problemas. En cuanto a la ofensiva, los verdaderos signos alentadores podrían descansar en lo que los Yankees no han visto aún. Mientras Judge, Castro, Aaron Hicks y otros han lucido muy bien, los Yankees no han recibido virtualmente nada de parte de su receptor Gary Sánchez y el lesionado inicialista Greg Bird. Si antes de la temporada les hubiesen dicho que para el 9 de mayo ambos no habrían colaborado ofensivamente, ¿habrían pensado que existía la posibilidad que los Yankees tendrían el mejor record de la Liga Americana? (Psst, y aquí está un secreto no tan secreto que debemos considerar sobre los Yankees: Ellos tienen más jóvenes que vienen subiendo. El jardinero Clint Frazier está comenzando a calentarse en Triple-A. El torpedero Gleyber Torres es el segundo mejor prospecto en el béisbol, de acuerdo con Keith Law de ESPN. Y, si -- ¿cuándo? - los Yankees necesitan añadir un abridor cuando se abra el mercado de cambios en el verano, el gerente Brian Cashman está armando con los activos para salir y buscar en cualquier pasillo de compras que desee). Pero aquí están los Yankees, luciendo como un legítimo equipo contendiente a los playoffs y muy posiblemente un equipo que puede hacer algo de ruido a finales de octubre. El domingo en la noche (y lunes en la mañana), se sentía como que el juego entre Yankees y Cachorros nunca se iba a terminar. Pero probablemente estemos ante el inicio de todo esto.
Publicar un comentario